¿Quién diría que la «capital arqueológica de América» también es conocida por sus restaurantes y vida nocturna? Cada esquina de la ciudad de Cusco tiene sorpresas para todos los que se atreven a descubrirlas. Al conocer todo sobre Cusco ya estarás convencido de que será tu próximo destino.
Cusco, Cuzco, Qusqu o Qosqo en su original quechua. Como pasa con su nombre, en la capital histórica de Perú habita una fusión entre sus raíces, la colonización europea y la reciente globalización. Más que una puerta de entrada hacia Machu Picchu, la ciudad de Cusco es una urbe cosmopolita en donde conviven la modernidad y la historia de América Latina.
Sus más de 3000 años de antigüedad convierten a Cusco en la ciudad más longeva de América. Esta misma cualidad es la que llena a «la ciudad imperial» de edificaciones y monumentos tan antiguos como la historia del continente y le dan al turista infinidad de cosas que hacer en Cusco. Entre paredes y muros de piedra que han permanecido en su sitio durante incontables generaciones se asoma un destello de lo que fue en algún tiempo la capital del imperio Inca.
Es que Cusco, la ciudad más visitada de Perú, está asentada precisamente en lo que fue el centro de la civilización incaica, la más grande y poderosa de la América precolombina. Según la leyenda, para los incas de la época el nombre de la ciudad significaba «ombligo del mundo» y fue diseñada de modo que su forma asemejara a la de un puma, con los edificios más importantes ubicados de manera estratégica en las zonas claves del felino y Sacsayhuamán en la cabeza, a modo de representar el poder del imperio en la época.
La majestuosa ciudad, hoy Patrimonio Cultural de la Humanidad, ha sido desde siempre un símbolo de estatus para quien tiene la dicha de conocerla. Una vez que sepas qué hacer en Cusco y decidas visitarla, podrás contarte entre esos privilegiados.

Cómo visitar Cusco

La capital del departamento del mismo nombre, es tan pequeña que bien podría recorrerse en menos de un día, pero son tantos los atractivos y cosas que hacer en Cusco, que lo recomendable es apartar, por lo menos, cuatro días para aprovechar el viaje.
Una recomendación antes de recorrer Cusco y sus alrededores: descansa mucho en tu llegada. La ciudad se ubica a 3400 metros sobre el nivel del mar y está entre las más altas del mundo, así que, a menos que vengas de una zona con las mismas condiciones, siempre será necesario tomar un tiempo para acostumbrarse al cambio de altitud. Uno que otro producto a base de coca, el remedio milenario de los incas para el mal de altura, hará maravillas para aclimatar al cuerpo.
El Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete recibe uno que otro vuelo internacional, pero lo más común es llegar a Perú por Lima y trasladarse desde la capital a Cusco en un vuelo que dura poco menos de una hora. Otra opción es hacer el mismo traslado en bus, un viaje que tiene una duración de 15 a 21 horas. A tu llegada y cuando sepas qué hacer en Cusco, lo más recomendable es tomar un taxi hacia donde te dirijas.

Mejor época para visitar Cusco

Cusco tiene dos temporadas: seca y lluviosa. La seca va de mayo a octubre y la lluviosa de noviembre a abril. Según el clima que prefieras, puedes elegir en cuál momento del año viajar, pero se recomienda el mes de mayo por la baja probabilidad de lluvia, tener el follaje en su punto más verde y, como bonus, poca afluencia de turistas. Si lo que deseas es adentrarte por completo en la cultura local, puedes esperar un poco más e ir en junio, un mes de muchas cosas que hacer en Cusco y celebraciones con las fiestas jubilares y el Inti Raymi «Fiesta del sol», el equivalente al año nuevo andino. Recuerda que, no importa la época del año que elijas para visitar Cusco, debes empacar ropa ligera para los días calurosos, abrigos, calzado cómodo y un impermeable, solo por si la lluvia te agarra desprevenido.

Dónde hospedarse en Cusco

Decidas alojarte en un hotel, en un hostal o en alguna casa, lo que siempre debes tomar en cuenta es que sea cerca de la Plaza de Armas o el Barrio San Blas, las zonas con más cosas que hacer en Cusco. Algunas opciones recomendadas según su relación calidad-precio son el Belmond Hotel Monasterio, Hotel Arqueólogo Exclusive Selection y Antigua Casona San Blas.

Qué probar en Cusco

Perú es reconocido mundialmente por su variada gastronomía, que le ha valido en varias ocasiones el reconocimiento como «Mejor destino culinario del mundo». Cusco no es la excepción y en tu visita debes probar el mate de coca, Cerveza Cusqueña y pisco, el licor nacional.
Si no vas con un plan seguro sobre qué hacer en Cusco y andas en la onda de conocer lugares de todo tipo, date una pasada por el Ceviche Seafood Kitchen, el restaurante Divina Comedia y el restaurante Chicha, las opciones gastronómicas más recomendadas del Cusco.

Qué visitar en Cusco y sus alrededores

Plaza de Armas: centro de la actividad social, comercial y gastronómica de Cusco. Es el lugar con más cosas que hacer en Cusco y en donde se dan los eventos y reuniones más importantes de la ciudad. En la zona encontrarás cadenas de comida rápida como McDonald’s entre paredes de piedra y mujeres con trajes típicos que pasean llamas y alpacas. Pero aún más interesante es su historia: con la llegada de los españoles se forzó la construcción de edificaciones como la Catedral de Cusco y la Iglesia de la Compañía de Jesús sobre lo que era el núcleo de la ciudad, sede incluso de la residencia real inca. Hoy en día es la más vívida expresión de la mezcla de culturas de Cusco, con construcciones coloniales sobre restos de templos rodeadas de locales y tiendas de todas partes del mundo.
Sitios nocturnos: aunque parezca increíble, la ciudad es famosa por su agitada y divertida vida nocturna. Salir a bailar y disfrutar unas bebidas debe estar entre tus cosas que hacer en Cusco. Visita Mama Africa, Ukukus Bar o Chango Club Cusco para una noche de locura al estilo andino.
Mercado de San Pedro: está ubicado en el centro de la ciudad y a cinco cuadras de la Plaza de Armas. Es el lugar de encuentro de las cosas que hacer en Cusco entre turistas y cusqueños del día a día, ya que tiene algo para todos.
Machu Picchu: la razón principal por la que tantas personas deciden visitar Perú al menos una vez en su vida. Conocer la ciudadela inca cuya construcción sigue siendo un mito a cien años de su descubrimiento es como hacer un viaje en el tiempo hacia las raíces de la cultura latinoamericana. La visita al majestuoso lugar es tan cotizada, que deben reservarse las entradas con hasta seis meses de anticipación.
La manera más común de llegar a Machu Picchu es en tren desde la ciudad de Cusco hasta Aguas Calientes y luego tomar un bus hacia la ciudadela. Si lo que buscas es vivir una verdadera aventura andina, la llegada a través del Camino del Inca es indispensable. Esta caminata de varios días puede gestionarse a través de agencias de viaje autorizadas. Sin dudas, Machu Picchu debe ser prioridad entre las cosas que hacer en Cusco.
Planetarium Cusco: un planetario como ningún otro en el mundo. No solo observarás las estrellas en una ciudad que fue construida en base a la alineación de los astros, sino que te adentrarás en la mente de los incas y su visión única sobre el universo.
San Blas: desde los tiempos del Imperio Inca, el barrio ha sido hogar de los artesanos cusqueños. En una de sus pintorescas y estrechas calles está la famosa Piedra de los 12 ángulos y su ubicación le da una de las mejores vistas de la ciudad de Cusco. Junto con la Plaza de Armas, es la zona con más cosas que hacer en Cusco y mayor concentración de pubs y restaurantes de la ciudad.
Cosas que hacer en el barrio de San Blas: dar una vuelta por las casas de famosos artesanos como Mendivil, Olave y Mérida; visitar el Templo de San Blas, que data de la época de la conquista española y disfrutar, al menos una vez, de las noches de fiesta en los bares del barrio.
Sacsayhuaman: a pocos metros de San Blas está Sacsayhuaman, la cabeza del mítico puma que da forma a Cusco y, por ende, el lugar de mayor importancia espiritual para los incas. Hoy en día solo quedan restos de esta ciudadela, ya que sus piedras fueron usadas por los conquistadores para construir las edificaciones coloniales que se aprecian alrededor de la Plaza de las Armas. De igual manera, es un sitio que asombra por su majestuosidad y que debe formar parte de un viaje a la ciudad de Cusco.
Museos: no es sorpresa que una ciudad tan rica en cultura y con tantas cosas que hacer como Cusco tenga también muchos museos para ofrecer a sus visitantes. Los más recomendados son el Museo Quechua, el Museo de Arte Precolombino, Museo Inka y Qorikancha, así como museos especializados como el ChocoMuseo y el Museo de la Coca. Todos a minutos del centro de Cusco.
Valle Sagrado de los Incas: además de contar con la mayor concentración de sitios arqueológicos en Perú, tiene paisajes de película, clima perfecto y pueblos andinos encantadores. Si buscas vivir una aventura en Cusco, este el lugar ideal para practicar deportes extremos como escalada, canopy, rafting y salto en bungee. ¿La atracción que no te puedes perder? Un tour en cuatrimoto para conocer todos los encantos del Valle Sagrado de los Incas.
Algo que debe conocer toda persona que visite Cusco es el Boleto Turístico. Es un ticket que permite al viajero que ya tiene una idea de lo que hacer en Cusco, dar un tour por 16 lugares turísticos a un precio más accesible que el de los tours individuales. Tiene como máximo una vigencia de diez días y puede adquirirse a través de muchos sitios web y agencias de viaje peruanas, pero el distribuidor oficial es el Comité de Servicios Integrados Turístico Culturales-Cusco (COSITUC), cuya sede está a solo pasos de la Plaza de Armas.